"En los sueños me he sentido muchas veces llevado por un extraño instinto que me impulsó a escribir".
Goethe

"Gracias a lo que sabéis en este momento, sois un impulso para cualquiera en cualquier lugar y esto permite, a aquellos de la Família de la Luz, poder llegar a otros. Es un gran sueño"
Tierra.
Barbara Marciniak

jueves, 9 de julio de 2009

El grito de mi instinto




Cómo empezar a describir lo que sólo se puede entender si se siente...
veamos, 

por dónde empiezo:

Me encanta cuando se da cuenta 

que lo estoy mirando de ese modo tan especial y le sale esa sonrisita...

Cada uno de sus gestos...
 tan particulares de él me gustan... 
el modo en que se mete sus deditos en la boca,
 el modo como se sienta a ver los dibujos,
 el modo en el que me demuestra cada día que me quiere...

Su vocecita...
el modo de gesticular cuando me cuenta sus cositas...

Dicen que cuando nace un niño,

 nace también una madre...

Yo sólo sé que el día que vi a mi hijo por primera vez, 
sentí nacer en mí
 un instinto que no había sentido nunca...

A día de hoy me alegro de haber seguido este instinto, 
tengo que dar las gracias 
a lo que he ido leyendo y compartiendo
 de y con otras madres en persona y por internet...

Gracias a ello...
he disfrutado del contacto
 de poder sentir durante la noche su contacto,
 algo que a lo que nuestra cultura no está acostumbrada
 y que gritaba desde muy dentro de mí.
Sí,
 porque yo opté por dormir junto a mi bebé, 
dormíamos más y más tranquilos;
 pude descubrir que esto se hacía en otra culturas
 y que recibía el nombre de Colecho,
 era lo que mi instinto me pedía y lo hize...

Yo decidí amamantar a mi hijo,

 pese a mi inexperiencia
 y a los consejos inexpertos de mi entorno, 
decidí informarme,
 reconozco que me costó, 
puesto que todo el mundo 
estaba dispuesto a intentar convencerme de lo contrario.

Ha sido el contacto y el vínculo 

más hermoso que he compartido...
ver su carita mientras le amamantaba, como me miraba...

Reconozco que no ha sido fácil 

hacer las cosas de modo diferente
 a como se ha hecho hasta día de hoy,

 pero es posible...si realmente quieres...si sigues tu instinto...

No soy perfecta, 

sólo una madre 
y como yo sé que hay muchas,
 cada una con sus decisiones, 
hacemos lo mejor que creemos día a día
 según nuestra experiencia y nuestro entorno,
 nuestra propia crianza y educación.
Mari

2 comentarios:

Shanty dijo...

Comprendo tu sentir: tengo un nietecito de 6 meses y me roba el corazón a cada momento. Su carita de ángel, su sonrisa, sus gorjeos. Felicidades linda mamá.

Mari dijo...

Gracias bonita!
también eres madre, por eso lo entiendes...
si es que tienen algo estos angelitos que como leí una vez,
"es como tener el corazón fuera del cuerpo"